Las ventajas que aportan las pantallas LTPO

Las ventajas que aportan las pantallas LTPO

0 tv oled
La tecnología de pantallas LTPO se ha popularizado en los últimos meses gracias a los smartphones con tasas de refresco variable.
LTPO significa óxido policristalino de baja temperatura y se refiere a un tipo particular de tecnología de placa base que se utiliza en las pantallas OLED. Las pantallas OLED suelen utilizar silicio policristalino de baja temperatura (LTPS) para los transistores de película fina (TFT) que componen la placa posterior de la pantalla.

Sin embargo, la tecnología de pantalla LTPO opta por una mezcla de TFT LTPS y TFT de óxido. Este último utiliza TFTs IGZO (óxido de indio, galio y zinc). Al aprovechar tanto el LTPS como IGZO, se pueden producir pantallas que puedan variar su frecuencia de refresco.

Apple utilizó técnicamente esta tecnología de pantalla en el Apple Watch Series 4, pero los verdaderos beneficios no se vieron hasta el lanzamiento del Apple Watch Series 5 con su pantalla siempre activa.

LTPO es un avance porque no requiere componentes adicionales entre el controlador de la pantalla y la unidad de procesamiento gráfico (GPU) para permitir una frecuencia de actualización dinámica.

Aunque LTPO es una tecnología desarrollada por Apple (de la que es titular de las patentes), Samsung también ha estado trabajando en una tecnología de pantalla similar que no le obligará a pagar derechos de uso a uno de sus principales rivales.

La versión de Samsung se conoce como óxido híbrido y silicio policristalino (HOP).

La pantalla de tu smartphone consume más energía que cualquier otro componente. Aunque las pantallas OLED son más eficientes que sus homólogas LCD, siguen consumiendo una gran parte de la batería en comparación con otros componentes como el procesador o los módulos de conunicaciones.

La principal ventaja de LTPO consiste en reducir este consumo de energía variando la frecuencia de refresco. Así es precisamente como Apple ha podido crear el Apple Watch Series 5 (y su sucesor). Los últimos relojes de Apple lucen pantallas siempre encendidas mientras mantienen la duración de la batería durante todo el día.

El término «tasa de refresco» se refiere al número de veces que una pantalla se actualiza en un segundo, medido por la frecuencia en hertzios (Hz). La mayoría de los smartphones utilizan pantallas de 60 Hz, aunque hay modelos de 90 Hz, 120 Hz o incluso más. El iPad Pro también utiliza utiliza la tasa de refresco más alta.

Una tasa de refresco más alta hace que la experiencia del usuario sea más fluida a costa de una menor eficiencia energética. Al reducir la frecuencia de refresco a, por ejemplo, 1Hz (básicamente un fotograma por segundo), como en los últimos relojes de Apple, se puede preservar la batería, ya que la pantalla realiza menos peticiones y cambios en lo que se muestra en ella.

Esta tecnología se puede utilizar de forma dinámica en todo el sistema operativo. Por ejemplo, si tu dispositivo está en la app de reproducción de música o en la de correo electrónico, la frecuencia de refresco de la pantalla puede reducirse considerablemente.

El primer dispositivo que hizo uso de las ventajas que aporta el LTPO fue el Apple Watch Series 5, con una frecuencia de actualización que puede llegar hasta 1 Hz.

Apple aún no ha fusionado su tecnología LTPO para wearables con el tipo de pantalla de alta que utiliza en los iPhone, pero las filtraciones indican que la compañía está planeando añadir esta tecnología en un futuro próximo.

Por otro lado, las pantallas LTPO que utilizan la tecnología HOP de Samsung ya están en el mercado. Algunos ejemplos son el Samsung Galaxy Note 20 Ultra y el Galaxy S21 Ultra. Otro smartphone recientemente anunciado con esta pantalla es el OnePlus 9 Pro.

Está por ver hasta qué punto se extenderán las pantallas LTPO. Por el momento, están destinadas a dispositivos de gama alta que utilizan frecuencias de actualización más elevadas.

No hay video para esta noticia

foto1 foto2

foto3

Galería de fotos

No hay comentarios

Comenta la noticia:

PUBLICIDAD