El QLED que Samsung nos ofrece

El QLED que Samsung nos ofrece

0 tv oled
LG tiene el OLED y Samsung ideó el QLED como respuesta a la tecnología de panel de los negros puros. Tras varios años en el mercado, analizamos los famosos Quantom Dots y si realmente consiguen esos negros que prometen.

Samsung es uno de los grandes fabricantes de paneles LCD con retroiluminación LED del mundo, por no decir el mejor. Fabricar paneles es su especialización, así que cabría esperar que sus televisores sean los mejores del mundo, ¿no? Pues, no es del todo así, sino que marcas como Sony o LG siguen siendo muy elegidas en la gama alta.

El QLED es un televisor basado en Quantum dots, y ese material es lo que hace que los QLED sean diferentes a los convencionales.

¿Qué es Quantum dot?

Son materiales semiconductores ultrafinos de tamaño nanoescala. Producen diferentes colores de luz, según el tamaño de las partículas: cuanto mayor sea el tamaño, más rojo será el color; cuanto menor sea el tamaño, más azul será el color. Emiten luz de color precisa porque los tamaños de partícula se ajustan a velocidades de nivel cuántico.

De esta definición, extraemos que la diferencia de QLED respecto a un panel LED convencional está en los Quantum dots, pero, ¿qué es un Quantum dot exactamente? Son cristales hechos a nanoescala (nanómetros) que transportan electrones. Cuando la luz azul alcanza a los Quantum dots, emiten luces de colores. Nos presentan los Quantum dots como una novedad, pero lo cierto es que llevan con nosotros desde 1980.

Como bien dice Samsung, dependiendo del tamaño (nanómetros) que tenga el Quantum dot, veremos una emisión de luz distinta. Es decir, la luz azul impacta en el Quantum dot y, luego, éste emite la luz de un color. Al existir esa relación entre la energía y el color, las propiedades ópticas de la partícula se pueden ajustar con precisión. Así, podemos gestionar el color que emiten estos «cristales» o «semiconductores» simplemente controlando su tamaño.

Salvo esta característica, un panel QLED seguirá siendo un panel LCD con retroiluminación LED. Por ello, hay que tener cuidado con el QLED que tenemos en frente porque puede tener una retroiluminación Edge LED, Direct LED o FALD.

¿Qué tipo de panel LCD usa? El panel que Samsung usa para sus QLED es VA (Vertical Alignment), famoso por ofrecer un buen contraste, una buena calidad de imagen, pero unos ángulos de visión peores que los IPS, peor tiempo de respuesta y tasa de refresco, así como una calidad de imagen ligeramente inferior.

Por otro lado, lo que Samsung destaca de sus QLED es su brillo y, por ende, la relación de contraste. A su vez, muchos vienen con HDR10+, marca de la casa porque se trata de un estándar creado por Amazon Prime Video y la misma Samsung.

Por último, decir que el propietario de la patente de QLED es Samsung, por lo que solo veremos estos paneles en los modelos de la marca, como en TCL, un fabricante chino de TVs de gamas bajas.

Define y acertarás, y es que, ¿qué son los negros puros? Podría decirse que negro puro es cuando se elimina cualquier tipo de luz en la pantalla, y solo hay dos opciones en el mercado que nos ofrecen esto:

Los paneles OLED -> cada píxel se ilumina/apaga individualmente
Los paneles LCD con retroiluminación FALD (Full Array Local Dimming) -> se atenúa las zona de la pantalla que debe estar más oscura.
Los QLED son paneles LCD con retroiluminación LED, y yéndonos a la gama alta, su sistema de retroiluminación es FALD (Full Array Local Dimming). Este sistema se caracteriza porque tiene bombillas LED por todo el panel cuya retroiluminación se puede controlar: se reduce la luminosidad en las zonas oscuras.

Sin embargo, nunca dejarán de proyectar luz, por lo que no cumple la premisa de la definición. Por tanto, los QLED no ofrecen negros puros como tal, mientras que los OLED sí porque el píxel se apaga por completo, lo que da lugar a ese «negro puro» tan famoso.

Hay muchas teorías sobre las intenciones de Samsung sobre el QLED, habiendo personas que tachan a la marca coreana de una intensiva campaña de marketing para «intentar vendernos» que estos paneles ofrecen la misma calidad de imagen que los OLED. De hecho, el naming tiene una fonética parecida.

Escapando de conspiraciones, nuestras conclusiones sobre los QLED de Samsung:

Un panel QLED no es certificación de gran calidad de imagen. Esto lo decimos porque son paneles VA con retroiluminación LED, y vemos opciones con retroiluminación Direct LED, Edge LED o FALD.
Los paneles QLED FALD son los únicos que pueden competir con los OLED, pero cuestan un precio. No os penséis que cuestan menos que los OLED, sino que pueden costar incluso más. Además, los OLED están bajando de precio.
No esperéis negros puros, aunque sí un resultado muy aproximado (solo en FALD).
No se «queman«. Aunque los OLED siguen mejorando este problema endémico, los QLED no presentan este riesgo a corto plazo. Debemos decir que la mayoría de paneles con retroiluminación LED se queman, no solo los OLED; la cuestión es que los OLED son más propensos a quemarse con imágenes fijas, pero se han perfeccionado mucho estos paneles.
Encontramos algunos paneles QLED de Samsung en monitores, y son muy buenos. Eso sí, en televisores nos cuesta encontrar modelos que ofrezcan las características gaming que ofrece LG en muchos de sus OLED (G-SYNC, 144 Hz, 0.1 ms, etc.).
Aunque los paneles VA que utiliza Samsung tengan peores ángulos de visión que un IPS, no es algo que afecte a la posición estándar que ocupa una TV en un salón respecto al sofá o sillón. Otra cosa sería si la montásemos en la pared a cierta altura y la quisiéramos ver desde la cama (y tampoco…).

No hay video para esta noticia

foto1 foto2

foto3

Galería de fotos

No hay comentarios

Comenta la noticia:

PUBLICIDAD