Creada una tarjeta bancaria que no puede ser utilizada en caso de pérdida o robo

Creada una tarjeta bancaria que no puede ser utilizada en caso de pérdida o robo

0 ut
El futuro está más cerca de lo que muchos imaginan. Al menos por lo que se refiere a la utilización de la tecnología para acceder a las cuentas bancarias con plenas garantías de seguridad. La empresa Siemens presentó ayer la primera tarjeta de identificación que incluye la utilización de las huellas dactilares de su propietario.

El ingenio permite estar seguro de que quien realiza una operación bancaria por internet o a través de un cajero automático es el titular de la cuenta. Quienes tengan limitado el acceso mediante el uso de esta nueva tarjeta podrán considerarse a salvo de los fraudes que se cometen a través del robo de las claves.

La ha desarrollado la multinacional alemana y la presentaron ayer en Madrid ejecutivos de la empresa en España. La principal versatilidad de la nueva patente es que no necesita de ningún software adicional y que realiza las transmisiones a través de una pantalla, por lo que se espera que este mismo año pueda utilizarse a través de PDAs y de teléfonos móviles.

La tarjeta, bautizada como "Internet ID-Card", tiene la misma superficie que una de crédito o débito normal, aunque es un poco más gruesa. Tan sólo incorpora una pequeña pantalla y un sensor por donde se pasan las yemas de los dedos. Además, cuenta con una toma USB con la única misión de recargar la batería. Su funcionamiento es muy sencillo para quienes están familiarizados con la utilización de la banca a través de internet. Una vez dentro del área restringida para el cliente a la que se accede con sus claves personales, la novedosa tarjeta se comunica con la página del banco a través de la pantalla sólo si previamente ha reconocido la huella dactilar de su propietario, única en el mundo. Cuando la tarjeta ha dado el visto bueno a su dueño, la web del banco envía un código encriptado a la tarjeta que ésta visualiza en su pequeña pantalla. El cliente sólo tiene que introducir ese código en el espacio correspondiente de la página bancaria para que la operación que desea realizar quede autorizada.

La tarjeta no sirve de nada sin los dedos de su titular, por lo que su pérdida o extravío no genera ninguna clase de riesgo ni para el propietario ni para el banco con el que opera.

La Vanguardia

No hay video para esta noticia

No hay galería de fotos

No hay comentarios

Comenta la noticia:

PUBLICIDAD